Reality Bites

Estaba en mitad de la calle, iluminado por los focos de un camión que estaba detenido, de lejos parecía estar comiendo algo, másticaba...
Me acerqué y no me gusto lo que ví, tenía la mueca triste de la muerte en su cara, máscaba y sólo soltaba saliva, llovía y no parecía importarle, estaba en tránsito...
Pasé a su lado, la baba le caía del hocico y máscaba, con dificultad, como si tuviera un jugoso trozo de carne entre sus fauces, pero ahí no había nada, sólo saliva espesa, las patas traseras se le cruzaron y se inclino hacia un costado, recién ahí lo comprendí...
Se echo como si la calle fuese el cojín más blando del mundo, llovía (llueve) a cántaros, daba lo mismo, ya no estaba aquí.

Me da lo mismo ver morir a hombres, mujeres o niños, nunca me ha importado mucho la raza humana, sin embargo, siempre siento impotencia y una tristeza muy honda cuando veo morir un perro, así que sólo me queda llegar a la casa y abrazar a mi perra, dando gracias por tenerla y haber evitado que tuviese el mismo fin.

1 comentarios:

  1. Vicky Bale ( como la novia de Batman) dijo...

    La verdad es que es super difícil para mi éste comentario, porque hace poco tiempo pasó lo de mi renato, por lo tanto entiendo perfectamente. Yo nunca pensé que iba a sentir por un animalito lo que sentí por el renato y el dolor fué super grande. Sé que tu entiendes lo que me pasó por lo tanto comprendo yo también lo que te pudo haber afectado lo de ese perrito, que así como mi renato está "en el cielo de los gatitos", ese perrito está ahora "en el cielo de los perritos".

    Uno siente una impotencia super grande cuando ve sufrir a los animalitos porque ellos no tienen todas las ventajas que tenemos los humanos a la hora de enfermarnos, o sea....a mi me tomó más de una hora encontrar una clínica de urgencia, a las 3 de la mañana, o por ejemplo, cuando las perritas están pariendo uno no puede hacer mucho con ellas, a nosotras las mujeres nos ponen una inyección de anestesia y listo, pero las pobres perras generalmente están en casa de sus amos y nadie puede darles un calmante, además que la mayoría de las personas que tiene una mascota en su casa no tienen lo que se podría llamar "cultura veterinaria" y ni siquiera una vacuna tiene su mascotita, sin saber los dueños a todas las enfermedades que se arriesga su "alimanito"

    Si alguna vez llego a ganarme el kino o algún premio de esos de juego de azar....yo creo q una de las posibilidades, aparte de la inversión en "business" sería una clínica veterinaria de urgencia.....24 horas.  

Categorías


 

Copyright 2006| Blogger Templates by GeckoandFly