Viaje a La Laguna del Inca

Respondiendo a una invitación planteada en Adach me levanté temprano para asistir a mi primer paseo, y mi primer viaje largo en mi negra.

A las 10:00 nos juntamos con Sebastían "FunkyMoto" en Independencia con Vespucio, el tiene una CBX plata y hace tiempo que andabamos con la idea de salir a rodar juntos, pero por diversos motivos no habíamos concretado la salida, es más, no nos conocíamos más allá de algunas charlas por MSN, así que aprovechamos la instancia para conocernos y piropear mutuamente nuestras máquinas, apreciar sus diferencias y disfrutar del camino.






A las 10:30 llegamos al Pronto Copec que está junto antes del primer peaje por la Carretera San Martín (Los Libertadores) un poco apurados ya que no habíamos encontrado a ninguna otra moto (incluso pensé que me había equivocado de día XD), así que compramos unas bebidas y esperamos pacientemente la llegada de la "caravana", poco a poco se fueron estacionando junto a nosotros, máquinas de diversos estilos y cilindradas, los más viejos se reconocían altiro, para mi, un novato en estas travesías, todo era nuevo... así que conocimos a la gente, conversamos un rato y se dieron las instrucciones para el camino, luego de llenar los estanques, dar la partida, apretar el manillar, y sentir como una veintena de fieras rugía esperando salir a la aventura. Como saben instalé unos audífonos en mi casco y curiosamente al salir de la bomba, el soundtrack no pudo ser más certero, era Steppenwolf y el tema "Born to be Wild".

Salir en caravana es una experiencia inigualable, se ocupa toda una pista con motos dispuestas en zig-zag, a una velocidad super adecuada tomando en cuenta las diferentes cilindradas, que permitía disfrutar del paisaje relajadamente, y a los más experimentados, jugar un poco y sacar fotos en la misma ruta.
El primer peaje ($200), y toda la gente mirando el grupo de motos, poco importa el estilo, sólo llaman la atención y eso es divertido.

Segundo peaje ($500) y luego de un tramo bastante largo, frente al monumento a la Batalla de Chacabuco (que no fotografíe, pero prometo volver a ese lugar), me enfrenté al Tunel Chacabuco, uno de los tuneles más feos que existen, con enormes filtraciones de agua, ollín, y mugre que en algunas ocasiones provocaban leves movimientos de la moto, nada grave, más considerando que la máxima permitida es de 50 kms/hr y casi todos la respetan.


Luego de eso llegamos a una Bifurcación (Los Andes-Portillo) y aproveché para comprarme un pan, una bebida y unas criollitas, pero la señora se demoró tanto en darme el vuelto que las motos habían comenzado a arrancar... salí guardando mis cosas y Sebastían se ofreció a llevarlas ya que andaba con mochila. Un poco más allá alcancé al grupo y aprovechamos para parar y comer algo en un restaurant del lugar, bastante bueno y barato.

Al salir de ahí noté algunos problemas en la moto, particularmente unas pérdidas de potencia de la 3ra para arriba, y a medida que aumentaba la altura se hacían más evidentes, hasta que en un momento me quedé bastante rezagado, y por más que "mangueaba" la moto no aceleraba... raro... un poco más allá, llegando a la última bomba decidí que no podía seguir, por que me estaba retrasando mucho, y por que al parecer, la moto no daba más, con mucha pena les señale que no seguía y que me devolvía. Luchito (el organizador) revisó la moto y dijo que podía subir en tercera, ya que se estaba apunando, que debía correrla más, frenar menos, etc... pero por temor a dañarla me devolví...

Con mucha pena paré en la bomba y ahogué mis penas en una botella de cachantún (y mi pancito que viajaba feliz en la mochila de Sebastián)... mientras pensaba qué diablos pasaba...
Pasaron unos Argentinos en moto, y me saludaron... pasaron un par de Scooters y me saludaron...
Pensé en mi Scooter y en como nunca me habia dejado botado, aún en Farellones y en el Cajón del Maipo... miraba a mi moto, pero esta no me decía que pasaba... todo mal...
Recordé mis antiguas clases de Mecánica, y me puse a pensar... la moto se apuna, la mezcla tiene muy poco aire... mmmm, cómo le doy más aire... aire... aire... Eureka!!! Mi moto me había hablado!!!
En un momento todas las piezas calzaron y ahí estaba la solución al problema, las herramientas, tenían que ser las herramientas...
Saqué el asiento, y efectivamente, las herramientas se habían corrido del pequeño habitaculo donde van guardadas y habían tapado ambas entradas del filtro de aire, con el resultado de que el motor contaba cada vez con menos oxigeno para hacer la mezcla.
¿Sería tan sencillo? había que probarlo, despejé todo el sector, la moto estaba más fría y partí, rumbo a Portillo, sólo y a unos 30 minutos del grupo... poco a poco la moto fué volviendo a la vida, no digo que fué una recuperación milagrosa, pero al cabo de un rato ya había vuelto al rango de potencia habitual.

El camino estaba cortado y había que tomar un secundario de tierra, luego de ahí, las curvas, practiqué el tumbar la moto, y el cambiar revoluciones, conocí un poco más a mi moto, en qué cambios había más fuerza y en cuales podía descanzar...




Cuento corto, un par de curvas bastante cerradas, y luego, frente a mi, el Hotel Portillo, la Laguna y el grupo de Adach, un par de explicaciones, y luego las fotos de rigor.
No alcancé a disfrutar mucho, ya que había que subir a los Libertadores (cosa que me interesaba mucho ya que planeo en un futuro cercano viajar a Mendoza), además caían algunas gotas.
Sebastián me dijo que me pasaba mis cosas, pero le dije que mejor me las pasara después, al llegar al paso.



Llegamos a los Libertadores, luego de algunas fotos, revisé mi moto y noté un pequeño clavito... lo sacó o no?... Sebastían me dijo, mejor preguntale a los sabios... DDP me dijo sácalo y se sale aire lo sellamos, era un clavito mínimo, como tachuela, y con tanta mala cue´a que se metió justo en uno de los canales del neumático, DDP sacó el clavo y Psssssssssssss... pinchazo, rápidamente aplicaron Antipinchazos, pero la espuma se salía por el agujerito, DDP me dijo: rápido tienes que andar para cubra toda la rueda, date una vuelta... por el retrovisor veía como quedaban montoncitos de espuma detrás de mi, luego ya no dejó nada.

Ya, me dijeron, con eso llegay de más a Santiago, así que baja y no te pares. Un poco asustado comencé a bajar, los chicos me seguían de cerca, DDP me pilló en una curva y me dijo que me quedara tranquilo, que se había sellado y que llegaría bien (DDP es como un gurú de las motos, así que si él lo decía me daba confianza), llegué a la bomba y me dijeron, no pares, tienes que llegar a Santiago... así lo hice, con cuidado y seguridad (mientras mi pancito, mi cocacola y mis criollitas seguían felices en la mochila de Sebastián XDXDXD).

Llegué sin problemas, la rueda apenas bajó un poquito, y ahora debó llevarla al concesionario para ver que hacer, aún con este imprevisto el paseo fue excelente y me sirvió para conocer mi máquina un poco más y para saber que hacer en caso de pinchazo, tengo que comprar una lata para llevarla conmigo, y como mis ruedas son TUBELESS, un set de tarugos de goma para repararlas en caso de necesidad.

Quiero volver a hacer esta ruta, pero con tranquilidad para poder fotografiar todo lo que no alcancé a tomar.
Gracias a los chicos de Adach por la invitación, pero especialmente por la asitencia en la ruta.

11 comentarios:

  1. Luis dijo...

    Hola, me alegro que llegaras bien...me tenías preocupado amigo...espero verte de nuevo en la ruta...hasta la proxima


    Luchito007  

  2. Anónimo dijo...

    Felicitaciones...hubieses visto tu cara cuando llegaste a Portillo y nos alcanzaste !!! Tu sonrisa no te la borraban con nada !!
    Me alegro mucho de que hayas solucionado tu problema; nos vemos en la próxima ruta.

    Pmora  

  3. juntenmiedo... dijo...

    si hubieras escrito-"el viaje fue tranquilo sin imprevistos"- pensaria que alguien habia usurpado tu blog...

    "BORN TO BE WILD"
    or
    "BORN TO READ A WILDE"

    jajajajajaja!!  

  4. Paul dijo...

    Muy bien, muy bien.

    Mira, Pollo, recuerda siempre que al ser Honda y nueva, tienes asistencia en ruta. No olvides eso y regístrate para que te llegue tu tarjeta. Tienes además un montón de otros servicios que te los dan por un año: conócelos, nunca sabes cuando te tocará usarlos.

    Con respecto al spray, es un pecado mortal el que hayas salido sin spray. Cómprate uno o dos en Lira. En ferimotos tienen uno que es largo y angosto y la lata es dorada. A mi el LiquiMoly no me sirvió. Yo no salgo de casa sin el spray.

    Tu deducción de las herramientas fue excelente. Cuando son problemas raros así, vale la pena sentarse a razonar. Fue así como deduje que no sólo el problema con mi moto en un paseo yacía en el carburador, sino hasta le acerté al chicler específico, netamente con razonamientos como ese.

    Arriba en Portillo es normal que todas las motos pierdan fuerza. Mientras más grande la moto, menos se siente. En la 125 era tremendo.

    Uno de estos días podríamos juntarnos a un café, peatón versus motoquero, tengo curiosidad por ver tu máquina.

    Saludos,

    d.  

  5. Pollo dijo...

    Paul: Eso igual me tenía tranquilo, ya que como le mencioné a Sebastián, de quedar tirado me vería obligado a hacer uso y abuso de la Asistencia Honda RedCard, por suerte no fué así.
    Ahora entendí la importancia del Spray antipinchazos, así que apenas pueda voy a comprar, para devolver los prestados y para contar con ellos en futuras salidas.

    PMora y Luis, muchas gracias por el apoyo y la preocupación, estamos re bien.

    Miedo: Go to hell!!! xdxdxd  

  6. Layfan dijo...

    Linda historia.
    Por un momento pensé que te fuiste frustrado a tu casa a llorar, porque la negra no resistió.
    Una vez en esa estación de servicio vi hartas motos. A la próxima, me voy a fijar harto, en una de esas me encuentro a alguno de ustedes.
    Me tienes que sacar a pasear algún día.  

  7. Verónica Reyes Serra dijo...

    Yo he andado en moto y no hay nada mejor que sentir el viento en la cara.
    Claro que son un cuchillo de doble filo, pues llaman a la velocidad.

    Lindas fotos.

    Un abrazo.  

  8. Alejandro dijo...

    Te felicito por tu relato y por tu manera de aperrar ante los pequeños problemas que se te presentaron.

    Suerte!  

  9. Anónimo dijo...

    Pensamos que la moto te habia jugado mal.... pero llegaste. Fue una excelente aventura saber (en mi caso) que un scooter también puede llegar a Portillo. Antes lo habia hecho el camino en auto muchas veces, pero esta vez fue especial. Un grupo muy buena onda, solidario y sobre todo amante de su ruedas.

    Para la próxima no olvides llevar tu lata antipinchazo.... me debes una... jejejejej... es broma.... un gran abrazo y nos vemos en una proxima ruta, saludos

    Edo4x4  

  10. rabia contra la maquina dijo...

    Entretenida la historia e interesante el mundo de las motos.

    En mí caso me matan los autos, pero aún no he tenido el money para el que quiero...snif, en fin, lo lograré.

    Saludos.  

  11. Foix Jinn dijo...

    Que buena, genial el viaje que hicieron.
    Que bueno que tu moto funcione bien


    Saludos  

Categorías


 

Copyright 2006| Blogger Templates by GeckoandFly