La Chango



Cuando una amiga se va es difícil, más aún cuando te acompañó por casí una década, cuando viajo contigo de casa en casa, cuando estaba siempre ahí... siempre a tus pies, o en tu espalda... siempre lista a saludarte cuando llegabas.

Ayer se fué Chango, en su último viaje, la acompañamos semi inconsciente a la clínica... se hizo lo que se pudo, tenía varios problemas y al parecer hicieron crisis... luego de mucho sufrir se fué en un paro cardiorespiratorio inducido... dejo de respirar en nuestras manos, en lo más parecido a un sueño.

Ayer tuve que cavar nuevamente en mi patio, sólo que ésta vez lo hice con lágrimas corriendo por mis mejillas, ella estará ahí, en su patio, en su casa, tal vez se convertirá en flores o pasto, como sea, dejó su huella en nosotros y la recordaremos siempre.

Gracias por acompañarnos.

5 comentarios:

  1. Anónimo dijo...

    Hijo, comparto tu pena, Changó era también una regalona mía...  

  2. Germoney dijo...

    Puchas Pollo, esto es parte de la vida, es lo que más seguro tenemos después de nacer. Tu compañera ahora estará mejor, descansando sin sus enfermedades, pero por sobretodo, en paz.  

  3. SickMan dijo...

    Pucha lo siento Pollo, yo se lo que quieres a los animales y sobre todo a los perros, especialmente a "tus perros". Tube la suerte de conocer a Chango (aunque parece que no me queria mucho) y a Runil, que me queria bastante, por lo menos Chango logro sacar lagrimas, que es dificil en ti (Pollo T-1000)y demuestra que habia harto cariño. Un abrazo hermano y piensa que ahora esta mejor y paro de sufrir.

    Saludos.  

  4. Foix Jinn dijo...

    Es doloroso cuando uno de nuestros compañeros se va. Lamento su muerte, pero luego de tantos años va a descansar.

    Lo importante es no olvidarlos para mantenerlos vivos dentro de nosotros.

    Saludos!  

  5. betza dijo...

    Hola
    Pasé a saludar solamente, pero me fijé en etsa entrada.
    Que lata lo de su perrita.
    Pasan a formar parte de la familia. Duele cuando se comienza a recordar.
    Soo he perdido un perro, pero varios gatos.
    Independiente del animal, duele de igual manera.
    Mi perro era una cruza de perdiguero con dalmata. Sabía jugar a las escondidas y entendía con solo una mirada.
    Murió envenenado, un jueves en la madrugada, 10 de octubre de 1997.
    Hasta el presente está en mi mente y en la la familia.

    No trate de reemplazarla.
    Todos son distintos.


    Besos.  

Categorías


 

Copyright 2006| Blogger Templates by GeckoandFly