Hasta ahora todo bien.

Han pasado hartas cosas en éstos días, y lo he pasado verdaderamente mal, por suerte, hasta ahora las cosas andan bien y espero que sigan así.

El miércoles me llamó mi Madre, me dijo que el Papá estaba mal y tenía dolores al pecho y en el estomago, que había pasado mala noche y que tenía que llevarlo al médico.
Partí a verlos y efectivamente mi padre no estaba nada de bien, el es un hombre mayor y por lo tanto cualquier achaque es complicado... había vomitado todo el día y le dolía la espalda, no se podía mover por lo que mi madre había llamado a esos "médicos a domicilio" que se ofrecen en las guías amarillas.

Desde que llegó a la puerta desconfié del supuesto médico, no sólo por ser extranjero (lo siento, pero sólo confió en doctores certificados en mi país) sino que por su accionar, más parecido al de cualquier practicante y no al de un médico real.
Mamá, le dije, independiente de lo que este tipo diga, nos llevamos al Papá a Urgencias...

El "médico" lo revisó y luego de palparle la zona del estomago señaló que tenía cálculos a la vésicula y bronquitis... ya le dije muchas gracias, y hasta luego.

Por favor, si tienen una urgencia NO LLAMEN a SASEMED.



Vestí a mi Padre y con ayuda de Lorna, fuimos a buscar un taxi, el servicio de urgencias más cercano a la casa es el Hospital del Profesor, y si bien, técnicamente no le correspondía, por ser FONASA, anteriores atenciones a mi madre me habían hecho depositar confianza en el trabajo que ahí se realiza... y aunque tuviese costo, era significativamente una mejor opción antes que la Posta 3 o la Posta Central.

Mi Papá pasó directamente al reanimador y el equipo médico comenzó varios chequeos, me permitieron quedarme con él y en todo momento me hiceron sentir cómodo y confiado, lo que sin duda se agradece un montón... hasta ese momento yo suponía que era algo grave... después me pideron timbrar unos exámenes, llegué a recepción y la niña me dijo:

Oh.. es Ley de Urgencias, que es eso, pregunté, y me dijo que por el momento y debido al riesgo vital del paciente, todos los procedimientos estaban cubiertos por Fonasa.

Luego de varias horas, el doctor a cargo me dijo, mira tenemos dos opciones y hay que hacerle una eco para descartar una, puede estar haciendo un infarto o puede ser una disección aórtica.

¿Cuál diagnóstico es mejor?, le pregunté, ninguno, me dijo, ambos son potencialmente mortales y ambos requieren cirugía inmediata.
Cerca de la medianoche se confirmo el diagnóstico de disección aórtica, y comenzó la parte más terrible, el doctor me dijo que por tener riesgo vital el paciente tenía que ser tratado con Ley de Urgencia hasta tenerlo estable, pero, que ellos no tenían cama ni el equipo de cirujanos para operarlo, además no correspondía por pertencer al sector público (todo esto yo lo comprendía perfectamente), por lo que el paciente debía ser trasladado a un Hospital de forma inmediata.

Tú preocupate de estar con tu papá y yo me ocupo de la ambulancia, fué lo que me dijo, y luego se sentó frente al teléfono frente a una gran lista de hospitales y números.

En ese momento tuve que salir a avisarle a mi Mamá, creo que simplemente le dije que estaba grave, a Lorna le dije que era muy probable que se muriera... me puse a llorar un largo rato en su hombro, uno sabe que el viejo vivió su vida, que lo pasó bien y que por su edad, algo tiene que ocurrir, más considerando que fuma como condenado y que por su absurdo miedo a la sangre y las jeringas, nunca se quizo controlar nada... aún así es muy difícil aunar criterios entre lo que te dice el cerebro y lo que te dice el corazón, y la idea de perder a mi Papá era demasiado... lloré, me calmé y seguí con mis gestiones, siempre me ha gustado mantener el control en las situaciones de riesgo, y ahora, sobretodo ahora no podía fallar, volví a urgencias.


Nadie lo quiso recibir, nadie, ni los hospitales públicos ni los privados, ya que técnicamente mi papá era un verdadero cacho (67 años, varias conductas de riesgo, y sin controles previos), la mayoría de los servicios se excusaron con el tema de las camas y el equipo, lo que finalmente dejó a mi padre con dos alternativas: El San Juan de Dios y el Tórax.

En algún momento pregunté cuánto tiempo tenía, y el médico me dijo: si sigue así de bien no hay problemas inmediatos, pero si se le rompe la aórta hay muy pocas posibilidades de que viva, tiene que ser operado ahora.

Debido a lo avanzado de la hora, el equipo médico cambió, y otro doctor tuvo que ocuparse de la tarea de "tratar de encontrar un lugar" donde mandarlo, sobra decir la impotencia que uno siente en ese momento.
Incluso el Doctor se comunicó con la Subdirectora Médica del San Juan de Dios, ahí enfrente mío, y la señora le dijo que el paciente estaba mejor en la camilla de urgencias (del H. del Profesor) que en la UTI (del San Juan de Dios) y que no podía ofrecer la calidad de servicio que requería el paciente.

Y es ahí donde uno piensa, que mierda de sistema es éste.

Peor aún, el hecho de llevar a mi padre al H. del Profesor, casi lo inhabilitaba para acceder a otro sistema público debido al estúpido razonamiento de: pero si el fué a un hospital privado, ah, entonces que pague lo que corresponda.
El Doctor le dijo, vino aquí por que no alcanza a llegar a su servicio, entonces, simplemente se bajó de la micro y llegó acá.
la respuesta fué: Bueno uds. tienen un letrero de urgencias en la puerta, así que pueden hacerse cargo del paciente.

Yo estaba destrozado, el doctor simplemente emputecido, le dije: Yo no voy a sacar a mi padre voluntariamente de acá... y el me tranquilizó y me dijo, yo no te lo voy a entregar y si no consigo nada voy a sacar a otro paciente de la Uti para poner a tu padre... a todo esto eran más de las dos de la mañana, anda a dormir y yo te llamo apenas consiga algo, estaba cansado y en verdad, de poco servía estar ahí... mi Mamá y Lorna seguían en la sala de espera, nos fuimos a la casa, extrañamente me dormí altiro.

Llamó a las 4, había encontrado cama y equipo, lo iban a trasladar, luego me llamaron a las 8, estaba listo y tenía que hacer el ingreso... a la Clínica Dávila.

Llegué rápido, y me encontré al equipo de cirujanos listo para operarlo, mi papá estaba un poco peor, desorientado y cansado, debido a que no estaba llegando bien la sangre a su cerebro.
Me explicaron la cirujía y los riesgos, me pidieron que hiciera su ingreso.

Bajé a admisión, me explicaron lo de la Ley de Urgencias, y que técnicamente, un paciente debe estar estable para ser trasladado, por lo tanto la Ley sólo cubre los gastos hasta la estabilidad, para poder ingresar a mi padre debía cubrir gastos superiores a los $6.000.000... señora, no tengo plata ni tengo como cubrir esa cantidad, le dije, si no va a recibir a mi papá por un tema económico, no se preocupe, pero trasládelo inmediatamente a un Hospital público, pero por favor explique a quien hago responsable si mi papá se muere, al H. del Profesor por trasladarlo o a Uds. por no recibirlo.

No se ponga así, me dijo, si su papá no se va a morir... Señora, le respondí, no estoy reclamando, pero es verdad, se está muriendo ahora, yo no elegí su clínica y no quiero perder tiempo, necesito llevarlo luego a un lugar en que lo puedan atender, no puedo pagar el costo de la clínica, no importa, por lo tanto tengo que llevarlo a un servicio público.

En ese caso es diferente, me dijo, mira sube a ver a tu papá, y nosotros arreglaremos esto.
Llegué y me encontré con la sorpresa de que la orden de operación estaba lista y mi papá salía rumbo al quirófano.

Y me encotré en una posición super extraña... existía la posibilidad de no verlo nunca más, y mi papá estaba semi-inconsciente... qué palabras pueden resumir el cariño y todo lo que sentía en esos momentos... qué decirle?

Sólo le dí un beso y le dije que lo quería mucho... llegó la gente de la Clínica me dijeron que no me preocupara de nada, que estaba en las mejores manos y que todo estaba cubierto, que rezara por él, yo soló sonreí un poco, no había nada que hacer, todo dependía de la fuerza de mi padre.

Llamé a mi hermano, y baje a comer algo, llegó Lorna con mi Mamá, sólo quedaba esperar.

En la tarde salió del quirófano y fué trasladado a su pieza, estaba durmiendo, hoy fuí a verlo temprano y estaba mejor, esperan que despierte en lo que queda del día, hasta ahora todo va bien, espero que el viejo lo supere... quedan tantos proyectos y tantas cosas por hacer, me gustaría disfrutar de mi papá un tiempo más.

Pd. Independientemente de lo que pase, tengo que señalar que ambos equipos médicos, tanto el del Hospital de Profesor, como el de la Clínica Dávila, ha hecho un excelente trabajo, no sólo en el plano profesional, ya que hasta ahora mi papá esta vivo gracias a sus cuidados, sino que también en el plano afectivo, que forma de integrarte y de no abandonarte frente a los problemas, realmente estoy muy agradecido de ambos, espero expresarlo de forma oficial a la brevedad.
Bueno, luego les cuento.
Gracias a todos los que me han apoyado.

4 comentarios:

  1. betza dijo...

    Lo siento mucho.
    Yo no tengo cómo saber qué es lo que le pasa si no es por su blog. Me dio tristeza todo lo sucedido.
    Afortunadamente al parecer todo está bien ahora no?
    De seguro Ud ya magnifica la importancia de él, sobre todo con este último evento.
    Disfrútelo, regalonéelo.
    Nunca va a tener las palabras para expresarle sus sentimientos, profe.
    Sólo dedíquele tiempo.

    Cuando fui a despedirme de Ud en año pasado, le pregunté que haría en el Año Nuevo. Quizás no recuerde su respuesta. Me dijo que no era de fiestas, ni tampoco era muy afectivo como para pasarlo con sus padres; quizás un saludo, pero no mucho más. Que era antisocial en cierta forma.
    Ahora no es necesario un Año Nuevo ni una Navidad. Esté con ambos un poco más que antes, aprovéchelos.

    Aunque no sepa nada a la brevedad, yo lo quiero mucho y quizás será una de las pocas personas que recordaré; por lo msimo me dolió su entrada, y todo lo que le dije es de corazón, es sincero.

    Ánimo.
    Cuídese y cuidelos.
    Ojalá su papá salga de esto luego.  

  2. Nevero dijo...

    Fuerza y animo pollo.

    Te leemos y eso es una manera de estar contigo, no se me ocurre otra forma de apoyarte desde tan lejos.

    Saludos  

  3. Germoney dijo...

    como "dijo nevero te leemos,y te apoyamos".
    Fuerza y ánimo....  

  4. Chris dijo...

    Primero, me alegro que despues de este puto calvario tu viejo está mejor.

    Segundo: Puta el sistema reculiao de salud weon !!, mientras estay con la caga en la cara te dan la pata en la guata con el costo !!! y estai tan cagao que pagai no mas... y después tan agradecido que ni reclamai... Esta mierda cuando va a cambiar para que nos enfermemos tranquilos ? Ha ??

    un abrazo compipa y fuerza.  

Categorías


 

Copyright 2006| Blogger Templates by GeckoandFly